16 septiembre, 2019

 

 

 

Por José Francisco Cuevas Vila

 

En nuestro todavía existe libertad de expresión y hay muchísimas personas que vivieron la época de la Unidad Popular y vieron la necesidad de explicar las causas del pronunciamiento militar y posterior gobierno militar. Para esto pagaron un inserto en El Mercurio el pasado 11 de septiembre, relatando hechos históricos, no por todos conocidos.

Esto causó conmoción en la izquierda, ya que no ver cómo un mártir a Salvador Allende, es una grave falta en la sociedad actual. La izquierda ya construyó una realidad donde el general Pinochet es solo un verdugo y Allende un ejemplar demócrata. No existe otra verdad y está la repiten por todos los medios, todos los años, generando una verdad histórica muy conveniente para la izquierda donde no asume ningún costo.

Tener cualquier visión diferente a la antes expuesta, o creer que la Junta Militar y el pronunciamiento militar salvaron a nuestro país de una dictadura marxista o una guerra civil, es ser negacionista. En este caso caerían también los Presidentes Frei Montalva y Patricio Aylwin, no solo los adherentes del Gobierno militar.

El gobierno militar hizo cambios estructurales y realizó una revolución liberal económica sin precedentes. Tomó muchas recomendaciones del equipo económico del programa de Alessandri y transformó a Chile, en el milagro económico admirado en el mundo libre.

Entre las grandes reformas están la apertura al comercio internacional, la liberación de precios, liberación de importaciones, políticas anti- inflacionarias, el rol protagónico del sector privado, quitar el monopolio de la educación al Estado, la autonomía del Banco Central y redefinir el rol del Estado, a uno subsidiario y fiscalizador. Estás reformas económicas fueron seguidas por los gobiernos de la Concertación y la pobreza disminuyó desde el 50% en 1975 al 8,7% en el 2013. De este bienestar disfrutan todos sin sesgo ideológico y posiciona a nuestro país entre los países con mayor movilidad social.

También se realizó una transformación económica en el sistema de pensiones, pasando de un quebrado sistema de repartos a un sistema mixto, donde existirían dos componentes centrales el pilar solidario y la capitalización individual.

Hoy el 70% del total cotizado corresponde a la rentabilidad de la capitalización individual, sin embargo al nunca mejorar de manera sustancial el pilar solidario durante los gobiernos de la Concertación, se dejó al pensionado solo dependiendo de su capitalización individual y muchos no pudieron ahorrar lo suficiente, lo que se ha traducido en bajas pensiones. Pero este mismo modelo ha sido replicado por distintos países y es un modelo viable de pensiones y exitoso.

Lamentablemente durante el gobierno militar ocurrieron violaciones a los derechos humanos y hay detenidos desaparecidos, jamás se ha negado lo ocurrido y es condenable. Distintos informes cifran en 3.000 muertos durante los 16 años del gobierno militar, incluyendo a desaparecidos y unos 700 hasta 1000 uniformados. Detrás de estas muertes hay familias y es el punto más oscuro del gobierno militar, hay presos, enfermos terminales sin ningún beneficio y algunos han muerto engrillados a una camilla.

No existe preso alguno por actos terroristas de izquierda que ocasionaron la muerte de uniformados y civiles, ninguno. Y creo que no se puede tener distintas categorías de muertos y en esto la izquierda política siempre ha tenido un doble estándar.

El gobierno de Salvador Allende, fue un gobierno inviable desde el primer día, basado en la expropiación de industrias, estatización de sectores estratégicos, control de precios, una irresponsable emisión monetaria para aumentar los salarios y dónde se dividió a muchísimos Chilenos.

También existió vista gorda e impunidad con grupos radicales de izquierda que fueron en aumento y que tenían alto poder de fuego. Este gobierno colapsó antes de 1.000 días y fue declarado inconstitucional. Es bueno recordar que Allende nunca obtuvo la mayoría, solo un 36% frente a un 35% de Alessandri.

Allende fue elegido como Presidente a través de votación en el Senado, para lograr la presidencia debía tener el apoyo de la Democracia Cristiana y se comprometió a no salirse de la Constitución, a través del Estatuto de Garantías Constitucionales. El cuál finalmente no cumplió y fue declarado inconstitucional por la Cámara de Diputados, por violar la Constitución Chilena, incluyendo amparo de grupos armados, torturas, detenciones ilegales y expropiaciones, entre otros.

El gobierno de la Unidad Popular antes del pronunciamiento militar, llegó a tener un 600% de hiperinflación, un millón de personas en pobreza extrema, expropió el 80 % de la industria nacional, casi todos los bancos, expropiación de 4.400 predios y más de 2.000 tomas de trabajadores agrícolas, 25% déficit fiscal, escasez y desabastecimiento.

También es importante mencionar que muchos adherentes del gobierno de Allende estaban por la vía armada y se recibió armamento con conocimiento de Allende para 30.000 hombres, existen alrededor de 500 muertes de civiles que se opusieron a ser expropiados. Aquí el MIR y el VOP contaron siempre con la impunidad, para realizar una serie de asaltos y asesinatos incluido el del ex vicepresidente Edmundo Pérez.

No creo por un minuto en la supuesta supremacía moral de la izquierda, creo en las causa- efecto, sin duda ya se veía un clima bastante violento desde el 1967. La izquierda tiene una tremenda responsabilidad histórica con la destrucción de la democracia.

José Francisco Cuevas V.

Fuente: https://josefranciscocuevas.cl/el-inserto-la-izquierda-quiere-el-monopolio-de-la-historia/

 

.